¿Qué es la Terapia Floral?




La Terapia Floral, fue creada, por el médico inglés Edward Bach (1886-1936) que era especialista en patología, bacteriología y homeopatía . Se basa en la teoría de que no son sólo los síntomas lo único que constituye un problema en la salud, sino es importante considerar la persona y su dolencia como parte de un todo, compuesto por su cuerpo, sus emociones, sus experiencias su forma de ser y sentir, todas ligadas y que se influyen mutuamente.


Bach pensaba que cada enfermedad corporal tiene a la base, patrones mentales y emocionales no procesados de manera constructiva o armoniosa, realizó varias investigaciones y formó un sistema de 38 esencias florales, dedicando gran parte de su vida a estudiar y comprobar la eficacia de estas.


Aplicación

Hoy en día el sistema de Flores de Bach es conocido y aplicado en varias partes del mundo como Terapia Complementaria.  


Esto no significa que puede reemplazar un tratamiento médico alópata, sino que es un importante co-ayudante y complemento.


Para acceder a ella es importante acudir a un(a) profesional especializado (a) en la materia (Tereapeuta Floral) quien, en el marco de una entrevista, creará una combinación de escencias florales personalizada, mezclando aquellas que considere convenientes para la persona a la que ha escuchado. Dicha fórmula se entrega en un frasco con gotario y se va ingiriendo en gotas. Tiene una duración de aproximadamente 20 a 30 días, dependiendo de la cantidad y frecuencia indicada por Terapeuta.


La Terapia Floral es un proceso que requiere tiempo, la persona que consulta es parte activa en su sanación y los beneficios de la terapia están diréctamente relacionados con la voluntad de mejora de quien consulta.


La frecuencia de las sesiones es generalmente de una o dos veces al mes, que coincide con la duración de la preparación floral.


Beneficios

Algunos beneficios son:

Complemento en otro tipo de tratamientos de salud, médicos, homeopáticos, alópatas, psicológicos, etc.


Facilita a quien consulta, estar más atento/a respecto de las emociones, maneras de percibir y comprender que tiene ante determinadas situaciones o experiencias.